Sacapuntas de Manivela


¿Por qué comprar sacapuntas de manivela?

Algún tiempo atrás, en el colegio o la biblioteca, lo más probable es que te hubiera tocado utilizar el sacapuntas dispuesto para el uso común. Se trata de esos modelos que hoy en día se encuentran un poco obsoletos, debido a lo “complejo” de su estructura, y la maniobra que se debe hacer para poder ponerlos en funcionamiento.

Nos referimos a los sacapuntas de manivela, esos que generalmente se encuentran fijos en el escritorio, y su cuerpo suele estar realizado en materiales como el metal o el plástico. En sus diseños, tal como su nombre lo indica, incluyen una manivela para así hacerlo funcionar.

En el interior se componen básicamente de una o dos cuchillas cilíndricas que se encargan de darle filo a la punta del lápiz de grafito o de color. Además poseen un depósito de almacenamiento para las virutas, el cual debe ser vaciado de manera periódica para así garantizar mejores resultados. Con el paso del tiempo fueron sustituidos por ejemplares mucho más ergonómicos y, de cierta forma, sencillos. Sin embargo, aún los grandes fabricantes producen sacapuntas de manivela que encajan a la perfección en el mundo moderno.

¿Cómo funciona un sacapuntas de manivela?

En primer lugar tenemos que el mecanismo de funcionamiento interno de los sacapuntas de manivela de metal y plástico es el mismo que el de los sacapuntas eléctricos: las cuchillas cilíndricas se encargan de afilar eficazmente la punta del lápiz. La diferencia radica en que al introducir el lápiz en el agujero o abertura principal, es uno mismo quien realiza el proceso. Al dar vueltas a la manivela exterior, siempre en el sentido de las manecillas del reloj, las cuchillas (colocadas en cierto ángulo una respecto a la otra) comienzan a actuar.

Para saber con seguridad si ya el trabajo está hecho, basta con sentir la firmeza del accionar de la manivela. Éste se percibe un poco más duro al comienzo, aflojándose casi por completo cuando la punta se encuentra totalmente afilada.

¿Cuáles son los mejores modelos de sacapuntas de manivela?

Si eres de los que prefiere trabajar en un ambiente mucho más tradicional, y obtener acabados únicos en tus lápices de grafito o color, lo más probable es que desees adquirir un sacapuntas con manivela. Se trata de una especie de artículo “vintage”, muy clásico y útil que no solo te brinda puntas afiladas y virutas estéticamente agradables a la vista, sino que también te recuerda que debes trabajar (girar la manivela) para obtener lo que deseas: lápices adecuados para realizar trazados perfectos. Así que sin más preámbulos te presentamos una serie de los mejores modelos de sacapuntas de manivela a los que te interesaría echar un vistazo:

Sacapuntas de manivela E-16549 (Westcott)

Se trata de un sacapuntas manual que cuenta con diversas bocas recubiertas con nitruro de titanio, por lo que es posible dar un afilado prolijo y duradero a las puntas de lápices de 8 tamaños distintos. Además, este ostentoso modelo del fabricante Westcott incluye en su moderno diseño una pinza de sujeción para enganchar a la mesa de trabajo, y garantizar así su inamovilidad.

Sacapuntas manual Staedtler 501 180

Mantén afilados tus lápices de grafito y color, con la ayuda de esta gran herramienta ofrecida por la reconocida marca Staedtler. Este sacapuntas de manivela trabaja con lapiceros de hasta 11,6mm de diámetro, brindando además un par de posibilidad de ajuste para el afilado (larga y afilada – corta y contundente). Su cuchilla rotatoria, paro automático de afilado y pinza de agarre, lo convierten en un producto deseado por profesionales y artistas.

Sacapuntas de manivela MPS1 (PaperPro)

Si hablamos de sacapuntas manuales, no podemos dejar de nombrar este ejemplar. Su moderna tecnología TipSaver te permite conocer cuando está lista la punta de tu lápiz, evitando así el sobreafilado. Está hecho de metal resistente, y tú decides si incluirlo a tu escritorio de forma permanente o solo por presión. En comparación al resto, este modelo te permite aprovechar hasta 6 veces más la vida útil de la cuchilla interna.

Los sacapuntas de manivela permiten que el afilado de la madera y también la punta del lápiz se den de manera uniforme, en una forma cónica perfecta, e incluso las virutas se muestran en curiosos y largos espirales.